¿Qué estás buscando?

El desperdicio de la comida: cómo evitarlo y comer sano

El desperdicio de la comida: cómo evitarlo y comer sano

Solo en España tiramos al año casi 8 toneladas de alimentos totalmente comestibles. Dato alarmante que nos hace pensar que como país tenemos muy poca conciencia social y medioambiental.

 

Dato importante también para reflexionar sobre cómo comemos. Seamos honestos, aunque todos alguna vez hemos tirado comida, hoy en Nutersense queremos aportar nuestro granito de arena concienciándote de que podemos salvar el planeta con nuestros pequeños actos cada día.

 

Nicolás Chamfort, escritor, moralista y maestro francés, afirmaba que "la sociedad está dividida en dos clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida”. A continuación os contamos cómo podéis contribuir a hacer de este mundo, un mundo mejor, con la alimentación.

 

CONSECUENCIAS

El gran impacto medioambiental. Se desperdicia energía a nivel mundial, más emisiones de gases de efecto invernadero, desperdicio de recursos naturales.

 

 

LA COMIDA NO SE TIRA, ES UN PRIVILEGIO

 

Desde pequeños, siempre nos han enseñado que la comida no se tira. Una vez crecemos, parece que eso se nos olvida, incluso cuando lo inculcamos a los más pequeños de la casa. Primero vamos a entender dónde se producen las diferentes pérdidas de alimentos.

 

 

La recolección selectiva. Es decir, seleccionar aquellos alimentos que no pasan los estándares mínimos en cuanto a forma, tamaño, color, madurez. A veces, también se desechan por daños ajenos provocados por plagas, enfermedades o condiciones climatológicas.

 

Fase de gestión, manipulación o almacenamiento. Si no cumplen los criterios de calidad comercial, exigidos por la ley.

 

Fase de transformación y distribución.  Envases dañados o deterioros en la materia prima que a veces no supone ni una alteración en el sabor ni en el valor nutricional pero son desechadas pro su aspecto, no deseado para el consumidor. En la mayoría de las ocasiones, son productos aptos para consumo.

 

Fase de consumo. Aquí entra en juego el papel ético del consumidor que puede tener malos hábitos a la hora de realizar la compra y/o gestionar mal los alimentos almacenados. Por otro lado, en restauración, se desechan los platos elaborados que no han podido servirse y que a veces es por una cuestión de mala planificación sobre la oferta y demanda.

 


 

CÓMO PODEMOS SALVAR LOS ALIMENTOS

 

COCINANDO. Por ejemplo, cuando cocines aprovecha las verduras o las legumbres que te han sobrado para hacer un guiso, purés, sopas, cremas o ensaladas. Otra opción es congelar la comida sobrante el mismo día. Las carnes de cocido, por ejemplo, puedes desmenuzarlas y ponerlas con huevo o convertirlas en albóndigas o croquetas o hacer una rica lasaña.

COMER FUERA. Cuando comas en un restaurante, analiza bien cuánta hambre real tienes. Quizás más que hambre de verdad, tengas hambre emocional. Es mejor pedir poco y después, si te has quedado con ganas de más, pedirlo en un segundo turno. Evita hacer tirar al restaurante comida o pide que te pongan para llevar las sobras.

EDUCANDO. Es importante provocar un cambio cultural en la sociedad, generando una mayor sensibilidad ambiental en las escuelas e instituciones. En Nutersense  trabajamos por la educación nutricional de cada paciente. Estudiamos el caso particular de cada paciente y preparamos un plan adaptado a sus necesidades. Podemos ayudarte no solo a comer bien, sino también a organizar tus comidas, lo que supondrá un ahorro para tu bolsillo. Elaboramos dietas que se ajustan a tus hábitos diarios, trabajo, actividad física, gustos alimenticios, composición corporal y patologías; con la intención de incorporarla de una manera fácil y efectiva a tu vida diaria.

 

EN CASA, EN EL SUPERMERCADO. Planifica la compra y las comidas que vas a preparar con una semana de antelación. No compres con prisas y sin lista de la compra o alimentos de forma impulsiva y revisa de forma periódico la caducidad de los productos. Una opción, es ordenarlos por fecha en la nevera, para priorizar su uso. Apuesta también por productos a granel, en lugar de comprar envases.

 

Congela el pan si te ha sobrado mucho. Si te ha sobrado pan de ayer, conviértelo en gazpacho o tóstalo para que te sea más jugoso. 

 

Asimismo, recuerda que las frutas y verduras “imperfectas” son igual de buena calidad y totalmente comestibles. En verano, conservar la fruta en la nevera para que el proceso de maduración sea más lento. 

 

 

 

 

Imagen relacionadaNICE TO EAT YOU: Descarga la primera App española que salva alimentos

No queríamos marcharnos, sin antes hablaros de la primera App española, que además tiene raíz aragonesa, que contribuye a reducir el desperdicio de alimentos de restaurantes y comercios mediante la publicación de ofertas diarias. Es decir, el sector de restauración y hostelería publica diariamente alimentos o platos que no han podido vender  a lo largo del día, con un descuento mínimo del 40%. ¿Interesante verdad?

 

 

Planifica y conserva mejor tu comida, ahorra dinero y salva el medio ambiente.

 

Publicado
el 17-01-2019
compartelo...
Hábitos Saludables
Siguiendo estos consejos sencillos que Nutersense os indica, podéis pasar un verano sin sustos por problemas de deshidratación.+
Consejos para Deportistas
Las 2 claves para lucir un cuerpo saludable. En Nutersense creemos que la principal operación de verano comienza dentro de ti.+
Últimas noticias
En nutersense hemos hecho una recopilación de los mejores deportes para realizar en verano al aire libre y así, seguir en activo. ver más
Siguiendo estos consejos sencillos que Nutersense os indica, podéis pasar un verano sin sustos por problemas de deshidratación.ver más
Hoy en Nutersense aprendemos qué significa realmente que un refresco lleve la etiqueta Light o Zero en su envase.ver más
Síguenos en Facebook